Uno de los clubes que milita en la Divisional C del futsal sanjuanino realizó un acto solidario para la gente que más lo necesito. Los verdaderos héroes.

Luego de darse a conocer la extensión de la cuarentena obligatoria, las noticias que abrazan el alma siguen llegando. En esta ocasión la solidaridad llegó a otro de los barrios arraigados al futsal sanjuanino. Barrio Mercedario, no alejado de la realidad económica que azota la provincia, salió a dar una mano para los más vulnerables.

Alejado de la actividad deportiva, el equipo que milita en la Divisional C del Futsal Sanjuanino puso a trabajar a toda su gente para darle de comer a 150 personas. Desde dirigentes, cuerpo técnico, jugadores y amigos ayudaron para realizar esta gran comida solidaria. Cinco personas fueron las encargadas de cocinar grandes ollas de arroz con pollo para repartirlas. Entre ellos estaban Horacio Correa, presidente, Julieta Guardia, delegada del femenino, Adrian Marin, dirigente y jugador, Andres Savoca y la mano mágica de Bety Rodríguez, mamá del presi. Los demás chicos, jugadores y familia, fueron a ayudar con la entrega. 

Como el club no tiene un espacio físico propio en la actualidad, la preparación se realizó en la casa de Adrián Marin, quien prestó sus instalaciones de manera desinteresada y con el afán de ayudar. Es importante destacar, que el club tomó todas las medidas correspondientes para combatir el contagio. Se realizó una desinfección correspondiente, y se utilizaron los elementos de seguirdad exigidos a la hora de cocinar.

También fue importante de la colaboración a través de donaciones, por ejemplo, una gran cantidad de pan que acercó la madre de un jugador de inferiores. Y un allegado al club que posee una gráfica.  

“Quiero agradecer a toda la gente que es parte de mi club, porque está siempre cuando lo necesitamos, sobre todo cuando se trata de algo benéfico. La idea es ir alternando entre almuerzo y merienda para los chicos del barrio y sus alrededores. Eso lo iremos viendo con el correr de los días, ya que lo realizamos lo hacemos con la colaboración de nuestra gente solamente” Fueron las palabras del presidente, quien asegura seguir colaborando con lo que más lo necesitan.

Felicitaciones a este club rawsino que dejó de lado los problemas y se puso la camiseta de la “Solidaridad”. Simplemente gracias por “Parala con la suela y definir de puntin al arco”  

Alejado de la actividad deportiva, el equipo que milita en la Divisional C del Futsal Sanjuanino puso a trabajar a toda su gente para darle de comer a 150 personas. Desde dirigentes, cuerpo técnico, jugadores y amigos ayudaron para realizar esta gran comida solidaria. Cinco personas fueron las encargadas de cocinar grandes ollas de arroz con pollo para repartirlas. Entre ellos estaban Horacio Correa, presidente, Julieta Guardia, delegada del femenino, Adrian Marin, dirigente y jugador, Andres Savoca y la mano mágica de Bety Rodríguez, mamá del presi. Los demás chicos, jugadores y familia, fueron a ayudar con la entrega. 

Como el club no tiene un espacio físico propio en la actualidad, la preparación se realizó en la casa de Adrián Marin, quien prestó sus instalaciones de manera desinteresada y con el afán de ayudar.

También fue importante de la colaboración a través de donaciones, por ejemplo, una gran cantidad de pan que acercó la madre de un jugador de inferiores. Y un allegado al club que posee una gráfica.  

“Quiero agradecer a toda la gente que es parte de mi club, porque está siempre cuando lo necesitamos, sobre todo cuando se trata de algo benéfico. La idea es ir alternando entre almuerzo y merienda para los chicos del barrio y sus alrededores. Eso lo iremos viendo con el correr de los días, ya que lo realizamos lo hacemos con la colaboración de nuestra gente solamente” Fueron las palabras del presidente, quien asegura seguir colaborando con lo que más lo necesitan.

Felicitaciones a este club rawsino que dejó de lado la quietud de su casa para salir a dar una mano. Gestos que no se olvidan, y se valoran.